Aburto se va sin hacer los trabajos

Mañana se va Aburto. El Consejero de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco deja de serlo, porque, ahora, según parece, lo que aspira es a una alcaldía. Ya no le interesan, por lo visto, el empleo y las políticas sociales. O han dejado de ser una prioridad, si es que alguna vez lo fueron realmente.

Ya sé que el papel de los gestores profesionales de la política es así, y que valen tanto para un roto como para un descosido, pero ambos desarreglos necesitan una costura o un buen zurcido reparador. Y Aburto se va sin hacer las labores.

Por seguir con la costura, es cierto que Aburto ha enhebrado el hilo en la aguja al haber puesto en marcha la Mesa de Diálogo Social, pero también es cierto que se va sin dar la puntada. No es la única sombra en su gestión. Está, por ejemplo, el desastre de Lanbide, que sigue siendo la gran asignatura pendiente de este gobierno. Es un problema que llevamos arrastrando desde la legislatura anterior y Aburto no ha hecho nada al respecto.

En Lanbide urge la elaboración de una relación de puestos de trabajo negociada para los 862 trabajadores que actualmente conforman su plantilla, en la que, por cierto, alrededor de la mitad son trabajadores temporales. Una RPT que redunde en la mejora de nuestro Servicio de Empleo y que permita, ¡al fin!, que Lanbide no sea sólo un gestor de la Renta de Garantía de Ingresos, sino también -y fundamentalmente- un servicio de orientación, de formación, de intermediación… Es decir, todo lo que debería ser prioritario en un servicio de empleo y que, al día de hoy, sigue sin serlo en Lanbide.

Ya sé que nos dirán que ha habido muchas reuniones al respecto. Sí: hasta un total de 19 reuniones sobre este tema; lo que no significa gran cosa, porque reunirse no significa negociar. Como todos sabemos, muchas veces se convocan las reuniones cuando no se quiere negociar. Se trata de marear la perdiz y Aburto, con su espantá, la ha dejado dando vueltas.

Ojalá que Ángel Toña, el nuevo consejero a partir de mañana, le hinque el diente al asunto y se atreva a convertir Lanbide en un servicio de empleo, de lucha contra el paro, a través de la formación y la intermediación, tal y como declaré a los medios de comunicación cuando recabaron mi opinión sobre el nuevo consejero de Empelo y Políticas Sociales. Si lo hace, tendrá tendida nuestra mano.

Etiquetado en: ,