Compromiso con las jóvenes y los jóvenes: una organización juvenil autónoma en UGT Euskadi

Cuando la renovación no es una palabra hueca

Me refiero a una organización juvenil realmente autónoma, dirigida y gestionada por las jóvenes y los jóvenes que la integran. Sin cortapisas ni intervencionismo. No hablo de ese modelo de organización juvenil que existe en muchas asociaciones, sindicatos o partidos políticos, en el que aparece incrustado el veterano de turno, que actúa como un comisario político, para controlar cualquier iniciativa juvenil, no vaya ésta a salirse de madre.

El 20% de nuestra afiliación en Euskadi son jóvenes. Tenemos más de 6.500 jóvenes que confían en la capacidad de transformación de la Unión General de Trabajadores. Quisiera que fueran muchos más, porque nuestro futuro -no sólo el del sindicato, sino el de toda la sociedad- depende de la capacidad de transformación que tengan las y los jóvenes.

Cuando la renovación no es una palabra hueca y se convierte en un compromiso, mi equipo y yo nos comprometemos a facilitar la puesta en marcha y el fortalecimiento de una asociación juvenil con vida propia, con autonomía plena dentro del sindicato. Una organización que nos agite. Que nos dé caña. Que sea nuestra conciencia.