Decidiremos las estrategias y alianzas sindicales en Euskadi

Cuando la renovación no es una palabra hueca

El XI Congreso de UGT Euskadi debe suponer un punto de inflexión que refuerce una mayor autonomía de UGT Euskadi en su relación con la Unión General de Trabajadores. Es evidente que muchos de los problemas que se plantean en Euskadi requieren una solución en este ámbito territorial. Son problemas de solución vasca.

Creo que UGT Euskadi debe incrementar su autonomía y configurar una voz propia para orientar su actividad en un territorio heterogéneo, como es el País Vasco, con una pluralidad sindical ante la que debemos actuar con libertad. Nos corresponde a nosotros, por ejemplo, reflexionar y decidir las alianzas y las estrategias de unidad sindical que queremos establecer en cada momento.

Vindicar el perfil propio de UGT Euskadi no es algo nuevo en  nuestra historia. Históricamente hemos defendido la idiosincrasia vasca y su autogobierno. Y nos hemos comprometido en ello: Juan de Los Toyos fue el primer Consejero de Trabajo, Previsión y Comunicaciones del Gobierno Vasco en 1936.

Ahora, como entonces, sin olvidar que somos UGT, Unión General de Trabajadores, herederos del significado último de aquel viejo himno que pedía que nos agrupáramos todos, al tiempo que nos recordaba cuál era el verdadero género humano. Algo que nunca debemos olvidar.