¡Desconfiad del modelo alemán!

Me he entretenido releyendo una vieja entrevista sobre el modelo político y económico alemán que me ha enviado un amigo, advirtiéndome de la actualidad de la misma, aunque fuese publicada hace ya un par de años en Le Soir. Es una conversación con el economista alemán Steffen Lehndorff, coautor del libro “Un triunfo de las ideas fallidas: Modelos europeos de capitalismo en la crisis”, que tuvo cierto eco cuando se publicó.

“¡Desconfiad del modelo alemán!”, nos advertía Lehndorff al recordar el resultado de las reformas estructurales acometidas años atrás en su país -aquellas iniciadas por los socialdemócratas y que fueron presentadas como “reformas ejemplares”- y que, a la postre, redujeron el estado de bienestar y flexibilizaron y precarizaron el mercado de trabajo. Tras las reformas, uno de cada cinco trabajadores alemanes pasó a ganar menos del 60% del salario medio como consecuencia de la fragmentación del sistema de negociaciones colectivas y el número ha ido en aumento. ¿De qué me suena a mí esto?.

“¡Desconfiad del modelo alemán!”, nos repetía Lehndorff. Porque su pretendido milagro ha estado basado en un modelo de explotación empresarial (reducción salarial, precarización laboral y éxito exportador) que constituye un lastre para el resto de la zona euro, donde recaen las consecuencias de la desigualdad social interna alemana. Este modelo alemán que alimentó entusiastamente las burbujas variadas -incluida la inmobiliaria en España-, que precedieron al estallido de la crisis. Ya nos recordó este economista que el superávit de unos países se corresponde con el déficit de otros y esto es lo que ocurrió en la zona euro antes de la crisis. El reverso del superávit alemán fue el endeudamiento progresivo de las otras economías europeas frente al país del modelo existoso.

Etiquetado en: ,