Mañana no es festivo

1 de mayoMañana, 1 de Mayo, no es una jornada festiva. No hay fiesta alguna. No, al menos, para los trabajadores y trabajadoras. Y tampoco debería ser un día excepcional para reclamar la justicia y el progreso social, porque eso debemos impulsarlo todos los días del año, sin pausa.

Mañana es Primero de Mayo. El Día Internacional de los Trabajadores y Trabajadoras. Un día propicio para hacer oír, con toda la fuerza posible, nuestro mensaje: “Así no salimos de la crisis. Pertsonak lehenak dira”. Las Personas son lo primero: UGT lleva 125 años reclamándolo en este día de fraternidad internacional.

Mañana, 1º de Mayo, seguiremos, al igual que hoy, bajo los efectos de las políticas de austeridad que supuestamente nos iban a sacar de la crisis. De esta situación sólo se sale con un empleo de calidad y con derechos. Nunca con empleos precarios, absurdamente temporales y con salarios cada vez más bajos que aumentan cada vez más la desigualdad.

En Euskadi seguimos con un 17% de paro. Son miles de desempleados, más de 171.000 personas, sin perspectiva de encontrar empleo. Mañana tenemos que decirles que no nos van a engañar con sus mensajes de bonanza macroeconómica que, en realidad, sólo buscan un rédito electoral.

Mañana no es una jornada festiva, pero las trabajadoras y trabajadores de todo el mundo nos veremos en la calle para que se escuche la voz de la inmensa mayoría de la sociedad. En Euskadi nos hemos citado en las tres capitales vascas: a las 11.30 horas de la mañana, en la Plaza del Sagrado Corazón, en Bilbao; a las 12:00 horas, en la Plaza de la Virgen Blanca, en Vitoria-Gasteiz; y a esa misma hora, las 12.00, en Alderdi Eder, en Donostia-San Sebastián.