Propuestas jóvenes para toda la sociedad

Una sociedad incapaz de ofrecer oportunidades de empleo a las personas jóvenes es una sociedad condenada al fracaso: sin futuro, sin base para su progreso económico y social. Carece de futuro y también de presente.

Los jóvenes necesitan oportunidades de empleo decente y estable. En lugar de ello, les ofrecen -cuando lo hacen- temporalidad y precariedad, lo que les encadena a la rueda de la vulnerabilidad y de la discriminación, de la que es muy difícil salir.

Es necesario un plan de choque de empleo juvenil, como han exigido hace unos días los jóvenes de UGT, reunidos en Asamblea Confederal, celebrada en Benalmádena. Un plan que focalice la creación de empleo en sectores tecnológicos y verdes, vinculados al Estado de Bienestar, tal y como han pedido estos jóvenes en un decálogo de propuestas bien razonadas y expresadas.

Un plan de choque -y esto es muy importante-, que excluya el gasto relacionado con el empleo juvenil del procedimiento de déficit público. Porque con el actual procedimiento, derivado de la vergonzosa reforma del artículo 135 de la Constitución en 2011, no hay lugar para la creación de empleo: ni joven ni adulto. Mientras no cambiemos aquella brutal reforma neoliberal no habrá recuperación con empleo -que es de lo que se trata-, sino que continuará el estancamiento.

Aciertan los jóvenes de UGT cuando reclaman derogar la reforma laboral o ese real decreto que, en teoría, debería regular las prácticas no laborales en las empresas y que, en la práctica, desvirtúa y ampara el uso fraudulento de las becas. Aciertan en esto y en mucho más con su decálogo de propuestas para toda la sociedad.

Etiquetado en: ,