Toca hablar de Europa

Toca hablar de Europa. No sólo por las elecciones europeas de este próximo domingo, que también, sino porque nos estamos jugando algo que trasciende, con mucho, una consulta electoral. Me refiero a la Europa social.

La Europa que nosotros queremos y defendemos es la Europa social, no la Europa de los mercados, los capitales y la especulación. La Europa social que, por desgracia, ha retrocedido a pasos agigantados en los últimos años. Y esto es lo que en verdad nos estamos jugando en la actualidad, más allá de los resultados del domingo, que también tienen su importancia, claro está.

Estamos de acuerdo en que necesitamos un nuevo rumbo político que haga realidad la Europa de los ciudadanos y de los trabajadores y es aquí donde el sindicalismo de clase tiene todo que decir. Cuando ha quedado claro que los gobiernos y las instituciones han fracasado en sus políticas, los sindicatos nos hemos convertido en la última línea de defensa a quebrar por los adalides de esa Europa de los mercados, los capitales y la especulación.

En el nuevo modelo que ellos nos quieren imponer, el sindicato de clase sobra, estorba y tiene que ser eliminado. Aquí reside la razón oculta de quienes están dirigiendo un ataque sin parangón a la credibilidad y honorabilidad de los sindicatos, con la finalidad de desprestigiarnos a ojos de la sociedad para dejar a las trabajadoras y trabajadores a merced de un mercado de trabajo desregulado.

No nos interesa esa Europa: la Europa de los Cameron, Merkel o Rajoy. No queremos una Europa que le da la espalda a su ciudadanía, porque si esto sucede, la ciudadanía acabará por abandonar la idea de Europa. Y me temo que esto es algo que podemos empezar a verlo este domingo.

Etiquetado en: ,