Triunfo txapelgorri

El pasado domingo, no pudo ser ante el Málaga. La victoria no se produjo y los chicos de Valverde empataron a un gol en el partido disputado frente al conjunto andaluz. Sin embargo, la cara de la jornada ese mismo día correspondió a la selección de UGT, que venció abrumadoramente en las elecciones sindicales celebradas entre los trabajadores del Athletic Club de Bilbao. El sindicato volvió a revalidar, por quinta ocasión consecutiva, una abultada mayoría absoluta: diez delegados, de un total de trece.

Las elecciones del domingo estaban dirigidas a un total de 358 trabajadores del club de fútbol, agrupados en dos colectivos: técnicos y administrativos por una parte y, por la otra, los encargados de las puertas de acceso a San Mamés, conocidos como txapelgorris. UGT barrió en ambos colectivos y la prensa titula hoy ”Mayoría absoluta de UGT entre los txapelgorris”.

Para los no asiduos a San Mamés, aclararé que a los trabajadores de las puertas de entrada al campo de fútbol se les llama txapel-gorri porque llevan una boina roja; un distintivo que, por cierto, comparten con policías municipales y ertzainas, que también llevan una boina roja. Curiosamente, el nombre está heredado de los famosos “chapelgorris” de las guerras carlistas, que eran tropas francas liberales -integradas a menudo por desertores carlistas- y que llevaban un sombrero alto y de color rojo, adornado con un gran penacho, que ahora vemos en los uniformes de gala antiguos. Nada que ver con ese humilde tocado de lana que es la boina obrera, ni con el trofeo -la txapela ganadora- que han obtenido nuestros delegados sindicales: ¡Zorionak Txapelgorri Txapeldun!

Etiquetado en: